lunes, 7 de noviembre de 2011

Sondaje vesical



El sondaje vesical consiste en la introducción de una sonda en la vejiga urinaria a través del orificio uretral.

El cateterismo de la vejiga es una técnica muy utilizada que no está exenta de riesgos; al efectuarla se pueden producir traumatismos uretrales e introducir bacterias en las vías urinarias. Cuanto menos tiempo permanezca la sonda colocada en la vejiga, menores serán las probabilidades de que se produzca una infección.

Indicaciones del sondaje vesical:
-          En caso de retención urinaria, vaciar la vejiga.
-          Obtener un conducto de drenaje cuando se altera la micción.
-          Recoger muestras de orina estériles siempre que no se pueda obtener por micción espontánea.
-          Determinar la presencia de orina residual.
-          Controlar la diuresis.
-          Permitir la cicatrización de las vías urinarias y el drenaje urinario después de la cirugía.
-          Realizar irrigaciones vesicales.
-          Mantener la zona genital seca en pacientes con incontinencia urinaria.


Está contraindicado en:
-          Prostatitis aguda.
-          Lesiones uretrales como estenosis, fístulas, etc.
-          Traumatismos uretrales donde se haya producido una doble vía u otra alteración (rotura uretral).
-          Incontinencia urinaria: el cateterismo vesical no debe ser prioritario; la reeducación vesical, la utilización de colectores y los pañales deben ser la alternativa terapéutica en la incontinencia urinaria.

TIPOS DE SONDAS
Se recomienda utilizar el calibre más pequeño posible, siendo las más empleadas las de calibre 14-16-18 (Fr). Las sondas poseen uno o más orificios cerca de su extremo distal, y la punta puede ser redonda o acodada. Esta última se utiliza en pacientes con problemas prostáticos con el fin de facilitar su inserción.

Cuando sólo interesa vaciar la vejiga y la sonda no debe dejarse colocada de forma permanente, se utilizan las de consistencia rígida. 

Para los sondajes permanentes se emplea la sonda Foley. Este tipo de sonda es blanda y de material flexible, con un balón hinchable cerca de su extremo distal. Tiene dos luces, una permite el drenaje de la orina desde la vejiga al exterior y la otra se utiliza para hinchar el balón que mantendrá fija la sonda en la vejiga. El extremo distal de la sonda está reforzado para facilitar su inserción en la uretra. En el extremo proximal hay dos conexiones, una para la bolsa de diuresis y otra para hinchar el balón.

Sondaje vesical en HOMBRES
-          Explicar el procedimiento al paciente.
-          Proporcionar intimidad.
-          Colocar al paciente en decúbito supino con las rodillas ligeramente flexionadas y los muslos ligeramente separados.
-          Lavarse las manos.
-          Colocarse guantes estériles.
-          Realizar higiene genital con las pinzas y torundas, haciendo retroceder el prepucio para limpiar la parte cubierta.
-          Colocar paño estéril.
-          Lubricar el meato.
-          Esperar algunos minutos para que actúe el anestésico.
-          Agarrar el pene con firmeza para eliminar cualquier arruga de la uretra anterior. Introducir el catéter, levantando el pene hacia la posición perpendicular al cuerpo y ejerciendo una tracción ligera.
-          Si el catéter encuentra alguna dificultad, pedir al paciente que se relaje. En caso de no poder introducirse, no forzar la entrada y avisar al urólogo.
-          Una vez introducido el catéter en la vejiga, llenar el balón de que va provisto su extremo distal. Seguidamente, comenzar a retirar de forma suave hasta notar su resistencia, lo que indica la llegada del balón a la unión uretrovesical.
video

Sondaje vesical en MUJERES
-          Explicar el procedimiento al paciente.
-          Proporcionar intimidad.
-          Colocar al paciente en decúbito supino con las rodillas flexionadas y los muslos rotados externamente.
-          Lavarse las manos y ponerse guantes no estériles.
-          Lavar con jabón la zona perineal (de delante hacia atrás) y secar.
-          Con las torundas estériles, limpiar suavemente los pliegues de los labios mayores y del meato, utilizando una solución acuosa de clorhexidina.
-          Tirar los guantes y ponerse unos estériles.
-          Aplicar lubricante al extremo distal del catéter. Con la otra mano, separar los labios dejando al descubierto el meato urinario.
          Introducir suavemente la sonda en la uretra hasta alcanzar la vejiga (en ese caso obtendremos orina).
-          Una vez introducido el catéter en la vejiga, llenar el balón de suero fisiológico. Seguidamente, comenzar a retirar de forma suave hasta notar su resistencia, lo que indica la llegada del balón a la unión uretrovesical.
video






Fuentes empleadas para la elaboración de la entrada:

Enfermería medico-quirurgica necesidad de nutricion y eliminación Escrito por Isabel Oto Cavero 

Ats/due Del Servicio Gallego de Salud. Temario Especifico. Volumen II.

Ats/due Servicio de Salud de Castilla Y Leon. Temario Volumen V

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada